Inicio » DERECHO DE FAMILIA Y MATRIMONIAL » CONVENIO REGULADOR » A QUÉ EDAD PUEDEN DECIDIR LOS HIJOS CON QUIÉN VIVIR

A QUÉ EDAD PUEDEN DECIDIR LOS HIJOS CON QUIÉN VIVIR

En ocasiones los padres divorciados cuando se plantean disputas sobre la custodia de los hijos, involucran a los pequeños, pidiéndoles opinión sobre la situación, tienen la esperanza de que el niño influya en la futura decisión que se tome.

En otras ocasiones es el propio hijo el que trata de introducir cambios en su situación, bien sea porque ha tenido conflictos con el progenitor custodio, o bien por un acercamiento a amigos en particular, o simplemente porque quiera vivir con el que sea menos severo o más tolerante con su conducta.

En líneas generales podemos decir que los asuntos sobre domicilio y custodia deben ser decididos por los adultos. Las disputas que puede traer el divorcio y los problemas del desarrollo diario de la custodia, ya conllevan el suficiente estrés y desgaste, como para incrementar el sentimiento de culpa del niño.

Los niños, en cualquier caso, pueden sentirse potencialmente culpables por el hecho de que el padre visitante pudiera verse alejado del pequeño como consecuencia de tener que vivir separado del mismo. Por este motivo las decisiones referentes al niño deben ser tomadas por adultos responsables, que busquen como fin último el bienestar del pequeño.

Cuando los progenitores son incapaces de alcanzar estos acuerdos, es necesario que acudan a un mediador. Si finalmente esta opción tampoco facilita los acuerdos, podrán acudir en última instancia al Juzgado de Familia. Lo que siempre se sebe de recomendar es que los padres alcancen acuerdos de forma equilibrada y justa, pues en definitiva deben ser conscientes de cuál es el mejor interés de su hijo.

Una solución Judicial, que seguro intentara proteger al menor, en muchos casos no será la opción más adecuada, ya que tú y tu ex siempre conoceréis mejor las circunstancias especiales de vuestro hijo, y la forma de proteger sus intereses concretos.

Los padres, como regla general, deben de tener mucha precaución en la forma en que involucran a sus hijos en la toma de decisiones relativa a la custodia. Sin embargo es un hecho que cuanto mayor es el niño, más peso tendrán sus indicaciones y preferencias.

Nuestro Código Civil al tratar el tema de la custodia establece que los Jueces oirán a los menores cuando estos tengan doce años o más.

Ambos padres deberéis ser conscientes de que doce años, es una referencia cronológica, pero no tiene nada ni de mágico ni de absoluto. En la mayoría de las situaciones un niño de doce años no tiene la capacidad de pensar de forma crítica y lógica, y seguramente no evaluará todas las circunstancias para tomar una decisión tan crucial.

La voluntad del niño podrá ser escuchada por el Juez, pero en ninguna forma le vinculará. Los doce años no son un término absoluto, ya que en definitiva dependerá de cuál es el grado de madurez del pequeño, la situación familiar de cada caso, y las influencias de los progenitores.

Debéis tener en cuenta que la mera opinión del niño, no puede ser la única circunstancia a tomar en consideración. El principal elemento es la aptitud del progenitor para conseguir el mejor interés del niño en cada caso, y de la forma más adecuada.

Por tanto considerando que este es el factor determinante, una decisión de custodia siempre se debe dejar en manos de adultos, bien sean sus propios progenitores, profesionales, y en última instancia los Tribunales.